El peso cerró julio con una depreciación acumulada de 1.24% o 24.9 centavos, cotizando alrededor de 20.37 pesos por dólar.

El peso tuvo una depreciación acumulada de 1.24%

El peso cerró julio con una depreciación acumulada de 1.24% o 24.9 centavos, cotizando alrededor de 20.37 pesos por dólar.

De acuerdo con el análisis del Banco Base, las pérdidas del peso se concentraron en la primera mitad del mes, debido a que los participantes del mercado especularon sobre el futuro de la política monetaria en Estados Unidos, en particular la posibilidad de que continuaran los incrementos a la tasa de interés a un ritmo de 75 puntos base “e inclusive que se pudieran acelerar a un ritmo de 100 puntos”.

Dicha especulación a favor del billete verde alcanzó un máximo los días 13 y 14 de julio, luego de que en Estados Unidos se publicó la inflación de junio en una tasa anual del 9.1%, superando las expectativas del mercado y en su mayor nivel desde noviembre de 1981.

A partir de esta fecha, señaló el Banco Base, el peso mexicano comenzó a recuperar terreno de forma gradual debido principalmente a tres factores:

En primer lugar, previo al anuncio de política monetaria del 27 de julio, varios oficiales de la Reserva Federal señalaron públicamente que sería apropiado subir la tasa en 75 puntos base, lo que comenzó a reducir la especulación sobre posibles incrementos a la tasa de 100 puntos base.

Por otra parte, en la conferencia de prensa posterior al anuncio de la Fed del 27 de julio, Jerome Powell, señaló que podría ser adecuado considerar reducir el ritmo de incrementos a la tasa de interés en los próximos meses. Lo anterior redujo significativamente la especulación sobre el ritmo de incrementos a la tasa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.