Sequía del Río Bravo amenaza con destruir especies

Por primera vez en casi cuatro décadas, el Río Bravo, a la altura de Albuquerque en Nuevo México, está seco, con lo que peligra la carpa chamizal.

Biólogos expertos señalan que la resequedad al norte río arriba sugiere que el suministro será cada vez más delicado y que las medidas de conservación podrían no ser suficientes para salvar al pez carpa, que apenas sobrevive en charcos de agua.

La tasa de supervivencia de la carpa al ser rescatada es de apenas cinco por ciento, por el estrés que representa su reubicación; sólo un puñado de 400 lo lograrán, pero dejarlas en los cúmulos de agua es una condena a muerte casi segura.

La lluvia es la única esperanza para el llamado Río Grande por los estadounidenses, que provee del vital líquido a unas seis millones de personas entre México y EE.UU.

Leave a Reply

Your email address will not be published.