Caminos del Mayab

Deuda pública de Quintana Roo, al tope

A la llegada del gobierno de Carlos Joaquín González, en el su Plan Estatal (PE), Eje 3: gobierno moderno, confiable y cercano a la gente en el apartado de “Finanzas pública” su discurso versó en que “Quintana Roo representa la antítesis de los principios de responsabilidad hacendaria, al registrar un alto endeudamiento sin clara justificación en la utilización de los recursos y su incremento sustancial durante el último sexenio (2011-2016), además de la deuda de corto plazo, que contraviene el correcto manejo de los recursos públicos. De lo anterior se deduce que el manejo de las finanzas públicas se aparejó con el endeudamiento acelerado, al amparo de la opacidad, que impidió la racionalidad administrativa y la rentabilidad en las inversiones; eso afectó las participaciones federales y comprometió la estabilidad de las finanzas públicas”.

Aún recuerdo la presentación del PE donde se dijo que el Gobierno del Estado entre 2009 y 2010 (Félix Arturo González Canto) la deuda se incrementó 168%, y entre 2010 y 2015 (Roberto Borge Angulo) la deuda creció en promedio 18% anual, lo que ha posicionado al Estado en la novena entidad con más deuda del país, encontrándose 36% arriba del promedio nacional.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), al mes de septiembre de 2016, el saldo de la deuda era de 22 mil 319.7 millones de pesos más la contratación del financiamiento a través del esquema de Bono Cupón Cero por 262.9 millones de pesos, que refleja un total de obligaciones por 22 mil 582.6 millones de pesos.

En abril de este año, la titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), Yohanet Torres Muñoz declaró que “el pago del servicio de la deuda mensual será de 136.6 millones de pesos, lo que representan ahorros mensuales de 32 millones de pesos, permitiendo al estado reorientar en el ejercicio fiscal del 2020 la cantidad de 260.2 millones de pesos y durante la presente administración se contemplan 960.1 millones de pesos”.

Hasta septiembre de este año, de acuerdo con la información presentada en ese entonces por la Sefiplan, el monto a refinanciar fue de 19 mil 021 millones de pesos, divididos en seis créditos bancarios, más alrededor de 500 millones por gastos de contratación del refinanciamiento. Los bancos ganadores de la licitación y los montos que refinanciarán son: Banorte con 6 mil 300 millones a 20 años; Banobras con 11 mil 200 millones a 22 años y HSBC México con 1 mil 150 millones de pesos a 25 años. Pero la deuda pública real es de 22 mil 425.53 millones de pesos.

Sin embargo, parece que no es suficiente, pues el Gobernador del Estado, Carlos Manuel Joaquín González envió ayer una “iniciativa con proyecto de decreto” a los diputados de la XVI Legislatura para contratar una deuda de hasta 820 millones de pesos por 20 años, que serán utilizado en términos generales para programas sociales como “hambre cero”.

Quizá lo que lleva al Gobierno del Estado a contratar más deuda pública es que en la última publicación del reporte trimestral del Instituto “Belisario Domínguez” de la Cámara de Diputados, se observa que la relación de deuda estatal con el Producto Interno Bruto (PIB) muestra una clara estabilidad por la reducción paulatina desde 2015 cuando la deuda pública era equivalente al 7.9 por ciento del PIB, hasta el 6.6 por ciento obtenido del 2018 y que se ha mantenido controlada en esa proporción hasta el primer trimestre de 2020, según Yohanet Torres Muñoz.

Lo cierto es que con estos 820 millones de pesos, el Gobierno del Estado compromete al 100 por ciento sus participaciones federales; aunque con probabilidad le apuesta a los resultados de la evolución del financiamiento público, que pasó del 2.10% en el 2009 al 6.86% al primer trimestre del 2019. Asimismo, a partir del año 2010, el financiamiento de Quintana Roo, como porcentaje de su Producto Interno Bruto Estatal (PIBE) ha sido superior al promedio nacional. Específicamente, para el primer trimestre del 2019 fue equivalente al 6.86% del PIBE, en tanto que el promedio nacional fue del 2.88% del PIB.

Aunque lo óptimo sería que el Gobierno del Estado contratara deuda pública por el periodo que le corresponde administrar, lo real es que los quintanarroenses continuaremos endeudados por otros 20 años más, en caso de que la Comisión de Hacienda, Cuenta y Presupuesto que preside José de la Peña Ruiz de Chávez decida analizar y subir la iniciativa al Pleno, donde seguramente “ya está planchada”.

SASCAB

La labor social en el gobierno de Cozumel no se detiene. En el marco de la Sexta Sesión Ordinaria de la Junta Directiva del Sistema DIF Cozumel, el Presidente Municipal, Pedro Joaquín Delbouis, y su esposa Mary Mar Abad de Joaquín, refrendaron su compromiso de procurar el bienestar y mejorar la calidad de vida de las familias más vulnerables de la isla, a través de diversas acciones como los apoyos sociales.

Esto por la situación difícil que pasan las familias cozumeleñas derivado de la Pandemia de Covid-19 que azota al mundo; aprobaron la condonación del pago de cuotas correspondientes a los meses abril-agosto en los servicios que prestan los Centros de Desarrollo Integral (Cendis), lo que beneficia de forma directa a más de 280 padres de familia, toda vez que las actividades de dichos centros son impartidas a más de 80 infantes, a través de las plataformas digitales, de acuerdo con el informe de Alma Leticia Rodríguez Alonso, coordinadora de los Cendis.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments